Instrumentos bien tocados

Cuando hablamos de música debemos acordar de que no todos somos artistas. Si, algunos tocan algún instrumento musical, pero su ejecución es más bien torpe, por lo que no termina de detonar esos sentimientos que nos genera la música.

Uno se da cuenta cuando quien toca es un experto y sabe lo que hace, pues si lo escuchas atento, se te puede incluso erizar la piel. Yo sé de qué les hablo porque yo lo he sentido; muchas veces he escuchado ensayos de guitarra, y esa intimidad de estar con quien toca el instrumento bien y el sonido de la guitara, provoca sensaciones mágicas.

De hecho, uno logra traer a la memoria recursos, quizá con alguna canción, quizá en el gen momento crítico de nuestras vidas. Los instrumentos bien tocados se convierten en tele transportadores que nos llevan aun un mundo distinto, a una realidad propia en donde lo vano se acaba y solo queda el superficial.

Quizá sea solo a mí a quien le pasa, pero siento que es algo que más de uno ha experimentado y son capaces de darme la razón ene esta ocasión. La música bien tocada es bella, no se puede decir otra cosa.

De hecho, no importa que instrumento sea, pues aunque el sonido de una guitarra pueda ser demasiado irritante, si es bien tocada va a sonar muy bien y uno va a quedar deleitado. Quizá esto solo nos pase a los que en verdad amamos la música, pero yo desearía que les pasara a todos, pues es una experiencia maravillosa.