Placeres de la vida y su disfrute

La vida está llena de placeres, algunos más grandes que otros, algunos más satisfactorios que los primero, pero sin duda siempre le damos la gracia a la vida por darnos esos espacios para ser más felices.

La música es uno de esos placeres cotidianos de la vida y así como la música, podemos encontrar muchos otros, quizá un paisaje que nos guste, o incluso la comida, la cierto es que si le prestamos atención a  nuestro alrededor podemos notar que estamos llenos de gracias.

Ahora bien, si tú no puedes notar la dulce armonía de las notas de una canción, o el olor de las flores, quizá se debe a que algo más fuerte no te permite que disfrutes, muchas veces es una situación social como la inseguridad.

Si, aunque el mundo esté lleno de placeres y de oportunidades, muchas veces no logramos disfrutar porque nos sentimos inseguros, es por eso que para garantizar dicho disfrute uno toma acciones. Por ejemplo, si es seguridad, probablemente llamemos a unos cerrajeros y estos cerrajeros terrassa nos den una solución parcial a nuestro problema de seguridad.

Claro está, no se trata solamente de la seguridad física, es decir, no solo cerrajeros sabadell pueden hacer que disfrutemos de los placeres de la vida, pues existen inseguridades emocionales que causan un efecto negativo, algunas veces de mayor magnitud. Por ejemplo, si algo no está saliendo bien en el trabajo, si algo está fallando con tu familia y eso te quita el sueño, es muy poco probable que disfrutes de la vida  y de los placeres como la música.

Sí, todos tenemos esos problemas, yo sé que lo estás diciendo, pero es una cuestión de actitud lo que marca la diferencia, pues si bien yo tengo mis inseguridades, es probable que nunca me limiten a disfrutar de la música.

De hecho, siendo más sinceros aún, si uno canaliza los problemas mediante el placer, en este caso la música, es probable que nos olvidemos de la realidad, o quizá atenuemos su efecto sobre nuestra salud mental.

No se puede negar que existen personas que se estresan sin necesidad, quizá porque no encuentran una salida evidente para sus problemas, pero eso no debería evitar que deje de ver el mundo como es.

El mundo es un lugar maravilloso y con cada nota musical bien ejecutada uno se siente más feliz, siempre y cuando seamos de los que les gusta la música. En otros casos, si es la comida o el olor de las flores en la mañana, causa el mismo efecto, lo importante es que nunca dejemos de lado el disfrute de estos pequeños placeres.